viernes, 4 de noviembre de 2011

Don Juan Gutiérrez Oliva


 Juan a la salida de su última clase


Esta semana se ha jubilado, en el IES Las Cumbres, uno de los maestros con más carisma y más queridos de Ubrique. Don Juan Gutiérrez Oliva. Maestro donde los haya, dedicado a su trabajo, a sus alumnos y a su familia como principales devociones, es todo un ejemplo para todos los maestros y maestras.
Juan ha sido siempre una persona muy querida. Nacido en Villaluenga, se asentó en Ubrique desde hace muchos años, aquí se casó con una maestra ubriqueña con la que tuvo dos hijos y una hija. Desde que se asentó en nuestro pueblo ha sido payoyo y ubriqueño a partes iguales, payoyo de nacimiento y ubriqueño de corazón. En Ubrique trabajó en varias escuelas, hasta que llegó, hace quince años al IES Las Cumbres.
En el instituto se ha ganado el respeto y el cariño de todos los que hemos trabajado con él. Siempre ha estado dispuesto a colaborar, a ayudar, a escuchar. La educación y la cortesía con todos: compañeros, padres y alumnos ha sido siempre su divisa, y el estar disponible para cualquiera que lo necesitara ha sido siempre su característica fundamental. En los últimos años, que ha sido el jefe de actividades extraescolares, hemos podido ver en todo su esplendor una de sus facetas más humanas: Juan es un hombre entregado y solidario, que se ha preocupado por todos nosotros y ha organizado actividades solidarias y justas cada vez que ha tenido ocasión.
Juan es el primer maestro que se jubila en Las Cumbres, desde que el centro abrió sus puertas en 1975 nigún profesor se había jubilado.
Quizás por ser el primero, quizás por ser el más querido, todos nos hemos emocionado con su despedida. La semana previa, durante el último claustro, el aplauso de los compañeros fue espectacular e impresionante, todos queríamos demostrarle nuestra admiración, nuestro respeto y nuestro cariño.
El martes, día de su cumpleaños, todo el instituto esperó en silencio y a escondidas a que fuera la salida de su última clase, formando un pasillo humano de más de seiscientas personas que nos agolpábamos en todo el recorrido desde su aula hasta la sala de profesores, por pasillos, patios y escaleras. Juan caminó emocionado en este pasillo humano, agradeciendo a profesores y alumnos el gesto y explicándonos que se llevaba en la maleta, por encima de todo, buenos recuerdos.
Sus alumnos y alumnas, para los que siempre tiene y ha tenido una solución y palabras amables, le han escrito unas preciosas palabras en libros y cuadernos de despedida; los compañeros le han compuesto sonetos, coplillas de carnaval, pasodobles y le han hecho llegar sus parabienes de todas las formas posibles.



Rodeado de su familia y amigos, Juan se despide como docente de a pie



Y hoy ha sido la comida de despedida. Jamás nadie ha tenido ese poder de convocatoria. Todos estábamos allí, queriendo agradecerle los buenos momentos que hemos pasado a su lado todos estos años.
Se ha despedido un buen maestro de Las Cumbres, pero una buena persona sigue, y seguirá siempre, siendo nuestro amigo.
¡Enhorabuena, Juan! Gracias por todo.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

IMPRESIONANTE. Un saludo a todos y sobre todo a Don Juan Gutiérrez. Vuestra tierra tiene algo que la hace inolvidable, cosas así me lo siguen demostrando...
PABLO OCAÑA

Fernando dijo...

Me ha encantado veros a todos...

Grande Juan !!

Maribel dijo...

Increíble...

No tenía ni idea.

Si tuviera que describir en una estrechísima frase la inmensidad de su persona, habiendo sido su alumna, diría que Juan "enseña jugando".

Un saludo enorme